» Convocatorias

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • brincale-698 Bríncale no seas miedoso. Masculinidad y peligro en jornaleros agrícolas de Sonora »
  • transitoportada-698 Tránsito y retorno de la niñez migrante. Epílogo en la administración Trump »
  • directo-698 Directo al corazón. Mujeres y enfermedad coronaria, un estudio con perspectiva de género »

FOTO DE LA SEMANA: Grutas de Lol-tun

La imagen fue capturada por Rosa Orduño.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

Será una elección de cambio

Alvaro Bracamonte Sierra*

Estamos a menos de cuatro meses de la jornada electoral y puede sostenerse que la lógica determinante de la elección será la del cambio; nada que tenga que ver con la continuidad. El cambio que reclama el votante deriva del malestar que provocan la mayoría de los gobernantes. El presidente Peña Nieto empieza el tramo final del proceso electoral con un índice de aprobación apenas por encimita de los 20 puntos, en un claro retroceso respecto a lo observado en enero cuando registraba porcentajes cercanos a los 30.

La ciudadanía está enojada y esa irritación la transfiere a los aspirantes oficialistas que, por más que se esfuerzan, no consiguen repuntar en los sondeos. Esto explica por qué el ciudadano Meade ocupa una deshonrosa posición en varias de las encuestas conocidas. Aparte de que carga con la animosidad que arrastran el peñismo y el PRI, su personalidad no ha caído bien entre los electores. Sin duda es un tipo preparado académica y profesionalmente, pero tiene un estilo que no conecta con la gente. Su manera de hablar es apropiada para grupos pequeños, conformados por especialistas y empresarios interesados en cuestiones económicas. Pero no para la plaza pública que busca no quién se las debe sino quién se las paga.

Por ello decimos que la actual contienda es de cambio. Y en ese terreno hay dos opciones que le apuestan a esa narrativa: la que encabeza el PAN, que sugiere que Ricardo Anaya es el portador del cambio inteligente y moderno; la otra es la que abandera AMLO, quien para sus seguidores representa el cambio verdadero. A éste nadie le discute la etiqueta de antisistémico; lo que hace unos años era su principal pasivo (remember “al diablo con sus instituciones”), ahora es el activo que lo acredita como el indiscutible opositor al régimen.

Considerando que la actual elección gravitará en torno a la noción de cambio, no es extraño que el tabasqueño encabece la mayor parte de los estudios demoscópicos. Los casi 40 por puntos que le asignan algunos estudios se antojan suficientes para ganar, habida cuenta de que en los últimos comicios el ganador lo ha sido por menos: EPN triunfó con 38 por ciento y Calderón con poco más de 35. Los opositores al exjefe del DF cifran sus expectativas en que se equivoque, por ello suponen que la elección no está decidida y que el triunfo de López Obrador es perfectamente evitable.

La idea de cambio también se percibe a nivel local. Entre la ciudadanía cayó mal que Manuel Acosta renunciara a la alcaldía hermosillense para buscar un escaño. Los muchos pendientes que cargaba lo desautorizaban para contender por otro puesto. Sin embargo, siendo justos, no hay más ni menos problemas que los de siempre, lo cual indica que el enojo que concita tiene que ver más con el malestar generalizado que anida en el ánimo ciudadano y menos con su renuncia.

Esta rijosidad igualmente se advierte contra quien encabeza la fórmula priista a la Cámara Alta. El procedimiento para seleccionar esa mancuerna acentuó el desacuerdo contra las élites gobernantes, cosa que queda clara en el escaso entusiasmo despertado. Por lo menos así se refleja en las encuestas que se han hecho públicas y que ubican a la pareja tricolor en el segundo sitio de las preferencias, un lugar que ni en los peores escenarios pronosticaban los estrategas de ese partido.

El enojo ciudadano está brindando espacios de oportunidad inéditos. Por ejemplo, las recientes renuncias a la militancia priista están dando al blanquiazul un sorpresivo nivel competitivo; pero sobre todo, como se ha comentado en otras ocasiones, está beneficiando a los partidos nuevos como Morena, que encabeza algunos sondeos en la votación para senadores. Todo esto puede cambiar dado que la campaña no inicia legalmente. Sin embargo, siempre será mejor ser quien encabece la parrilla de salida, que formar parte del pelotón de corredores rezagados.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.