» Convocatorias

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • brincale-698 Bríncale no seas miedoso. Masculinidad y peligro en jornaleros agrícolas de Sonora »
  • transitoportada-698 Tránsito y retorno de la niñez migrante. Epílogo en la administración Trump »
  • directo-698 Directo al corazón. Mujeres y enfermedad coronaria, un estudio con perspectiva de género »

FOTO DE LA SEMANA: Sín título

La imagen fue capturada por Anayeli Cabrera

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-704

AMLO y el desarrollo estabilizador

Alvaro Bracamonte Sierra*

Quienes pudieron atestiguar la reunión de empresarios locales con AMLO el pasado 15 de marzo quedaron sorprendidos con la nutrida asistencia de viejos y nuevos agrotitanes, constructores y jóvenes inversionistas ligados a sectores tecnológicos. El tabasqueño ha logrado reducir en alguna medida la mala imagen que cargaba entre los hombres y mujeres de empresa. Le ayuda mucho que uno de sus asesores más importantes sea Alfonso Romo, quien por mucho tiempo formó parte de la élite empresarial regiomontana y nacional.

También le favorece que la retórica del tres veces candidato presidencial haya cambiado sustancialmente: Ahora es notable su talante conciliador, incluyente y tolerante con los empresarios. Esto mismo destacó en su presentación ante la 81 asamblea de banqueros celebrada en Acapulco y ha sido la tónica observada en cada encuentro con empresarios organizados en el raro periodo de intercampañas.

Uno de los trascendidos de la reunión con los empresarios sonorenses es que el candidato morenista aspira a contar con un secretario de Hacienda similar a lo que fue Antonio Ortiz Mena. Como es sabido, el paso de Ortiz Mena por la SHCP se considera una referencia de buen manejo de las finanzas públicas. Duró al frente de la Secretaría doce años (1958-1970), tiempo durante el cual la economía mexicana alcanzó ritmos de crecimiento superiores al 6 por ciento en promedio anual, sin deuda y sin déficit fiscal ni comercial; la inflación se mantuvo bajo control y la estabilidad cambiaria fue admirable: el dólar a $12.50 fue la coronación de un manejo escrupuloso de los instrumentos de la política económica.

De la referencia a Ortiz Mena en el cónclave empresarial se deduce el tipo de manejo económico al que aspira el líder en los sondeos presidenciales. Quiere una economía que crezca en porcentajes similares a los registrados durante el llamado milagro mexicano. Quiere que dicho crecimiento sea sostenible en el largo plazo, es decir, por lo menos doce años, como fue en el tiempo del secretariado de Ortiz Mena.

Quiere que la política monetaria, ahora a cargo del Banco de México, administre adecuadamente las presiones inflacionarias sin afectar el necesario dinamismo que debe observar el PIB; quiere una moneda estable que contribuya a desarrollar planes de inversión de origen externo, anclados en una política económica escrupulosa y confiable. En esta visión queda implícito que la premisa más importante para comprometer inversiones en el largo plazo es la confianza en el Gobierno, misma que, en materia financiera y fiscal, es resultado de la responsabilidad y a la vez el sentido común al diseñar la política económica.

El nuevo discurso de AMLO le da la vuelta a los detractores que aseguran que su programa económico sería el regreso a la inestabilidad de la llamada docena trágica, es decir el periodo comprendido entre 1970 a 1982. En ese lapso, que abarca los sexenios de LEA y JLP, como es sabido, se extravió el rumbo económico del País, que con tanto esmero procuró Ortiz Mena. Si se hace la lectura correcta del planteamiento de López Obrador, no se trata de volver a ese pasado sino a recuperar el quehacer hacendario de cuando las políticas monetaria y fiscal se confeccionaban con responsabilidad, buen juicio y siempre considerando el largo plazo. Vaya que AMLO ha aprendido la lección: si el País quiere crecer y recuperar el brillo económico, necesita tener a su lado a los empresarios; éstos buscan siempre certidumbre y el ex gobernador del DF es lo que ahora se está comprometiendo a garantizarles.

La disyuntiva a resolver es quizá cómo lograr combinar adecuadamente esa narrativa en circunstancias distintas; esto es, en escenarios que no existían durante el desarrollo estabilizador, es decir, la orientación exportadora de la plataforma productiva nacional, la integración y globalización de la economía mundial y la fuerte codependencia de la economía mexicana a la estadounidense. El desafío para los asesores del candidato que hasta hoy encabeza las encuestas es el diseño de una política capaz de solventar esa encrucijada.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.