» Convocatorias

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • brincale-698 Bríncale no seas miedoso. Masculinidad y peligro en jornaleros agrícolas de Sonora »
  • transitoportada-698 Tránsito y retorno de la niñez migrante. Epílogo en la administración Trump »
  • directo-698 Directo al corazón. Mujeres y enfermedad coronaria, un estudio con perspectiva de género »

FOTO DE LA SEMANA: Vista del lago Arereco

La imagen fue capturada por Elsa Ivette Jiménez, en el estado de Chihuaua

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

examen-705

El síndrome de la puerta giratoria o la renuncia de los periodistas: Reyna García

“La nueva generación ya no cree en la objetividad, ni en la pirámide invertida y no está dispuesta a entregarle su vida a una organización que no les permite ni influir en la toma de decisiones relativas al trabajo. Al no tener voz ni voto, la única alternativa que les queda es la renuncia”, advierte Víctor Hugo Reyna García.

El egresado del programa de doctorado en Ciencias Sociales de El Colegio de Sonora realizó un estudio sociológico sobre la rotación de personal en los periódicos de referencia de tres estados del norte de México: Baja California, Nuevo León y Sonora.

En este estudio, muestra cómo los procesos de estandarización e individualización del trabajo periodístico están provocando la renuncia de la nueva generación de periodistas, esta conclusión fue resultado de la información proporcionada por 64 entrevistas no estructuradas a periodistas y ex periodistas.

De acuerdo  con lo arrojado por las entrevistas realizadas por el autor, algunas condiciones laborales como la cuota de noticias, los horarios sin salida definida, los salarios que no corresponden con el esfuerzo, y la cultura del miedo hacen del trabajo periodístico poco satisfactorio para quienes lo ejercen.

“Los periódicos contribuyen a la institucionalización de una cultura de renuncia y ahondan su crisis de legitimación. Los directivos y editores se molestan cuando un reportero renuncia porque significa que deben reclutar y entrenar a un nuevo elemento, pero no hacen nada por retenerlos”, expone.

En su tesis Redacciones de paso: Las consecuencias indeseadas de la modernización de los periódicos del norte de México, afirma que hasta el momento no se vislumbra una solución al síndrome de puerta giratoria, por el contrario, las relaciones y la organización del trabajo que motivan la rotación de personal voluntaria permanecen.

Agrega que las organizaciones periodísticas están convirtiéndose en espacios de transición en tanto que la nueva generación de periodistas ingresa a ellas sin poder ni querer  formar parte de ellas, lo que desestabiliza su caracterización como lugares de trabajo en los que todo periodista desearía desarrollar una carrera de larga duración.

Reyna García describe que los periodistas de la generación Y (1980-1996), suelen percibir el trabajo como una opción antes que una obligación y van de un empleo a otro en busca de la satisfacción laboral. Esta forma de actuar  se caracteriza por la no consolidación  en el periodismo, el no asumir grandes compromisos financieros y por depender de sus familias para cubrir los gastos de alimentación, vivienda y salud.

Agrega que en Baja California, Nuevo León y Sonora, las condiciones laborales y salariales que ofrecen las organizaciones periodísticas a sus reporteros no les permiten emanciparse de sus familias, individualizarse en el mercado laboral, por lo que se mantienen en el seno familiar y se retraen de manera definitiva en él, renunciando a sus trabajos, cuando la insatisfacción laboral llega a su límite.

La defensa de esta tesis se llevó a cabo el pasado 26 de noviembre y tuvo como lectores al doctor Álex Covarrubias Valdenebro (director de tesis) y las doctoras Mireya Márquez Ramírez y Cecilia del Palacio Montiel.