» Convocatorias

  • docus-697 Curso de actualización Pensamiento Social Latinoamericano »

    El Colegio de Sonora a través de la Coordinación de Posgrado Convoca al curso de actualización Pensamiento Social Latinoamericano Impartido por el Dr. Francisco Zapata [...]

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • brincale-698 Bríncale no seas miedoso. Masculinidad y peligro en jornaleros agrícolas de Sonora »
  • transitoportada-698 Tránsito y retorno de la niñez migrante. Epílogo en la administración Trump »
  • directo-698 Directo al corazón. Mujeres y enfermedad coronaria, un estudio con perspectiva de género »

FOTO DE LA SEMANA: Dos realidades y un cristal

La imagen fue capturada por Luis Duarte, en Magdalena, Sonora

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-707

La seca geografía sonorense

 

Alvaro Bracamonte Sierra*

En Semana Santa acudí a Ures, más concretamente a Guadalupe de Ures; lo hice por varios motivos: visitar familiares y aprovechar, dado que había decidido quedarme en la ciudad, para dar una salidita rápida, de ida y vuelta, y poder tener la sensación de que esos días no pasaron en balde, sin alguna escapatoria turística; me motivaba también la inquietud por valorar la resequedad que experimenta la campiña sonorense: los medios de comunicación alertaban en esos días de la prolongada sequía que sufre Sonora, derivada de precipitaciones pluviales por debajo de los promedios históricos.

En los 60 kilómetros que separan a Guadalupe de Ures de Hermosillo, pude corroborar lo dicho en los periódicos: en las montañas y praderas que conforman el paisaje del trayecto, predomina el color amarillo; no hay nada verde salvo los pequeños arbustos que acompañan el curso del río Sonora. En el horizonte se atisbaba un puñado de vacas buscando afanosamente alimento donde no hay.

El miércoles pasado, asistí a la fronteriza Ciudad Juárez a cumplir un compromiso académico. En su recorrido, el mini avión surca transversalmente el territorio sonorense, pasa por los pueblos asentados a las orillas del río Sonora y en lo alto de la región montañosa del estado. Con asiento en ventanilla, tuve oportunidad de apreciar, desde el despegue hasta el aterrizaje, la aridez que hoy padece esa parte de la entidad: no se divisa por ningún lado algún oasis o algo que permita decir que la sequía que se observa entre Hermosillo y Ures no es generalizada.

La prensa de estos días informa del bajo nivel de almacenamiento que registra el sistema de presas de Sonora; está por debajo del promedio histórico y, si se compara con el año pasado, la baja es alarmante. La causa de esta problemática es, evidentemente, la prolongada sequía que padece la entidad desde el año pasado. Salvo unas cuantas lluvias, el verano de 2017 no fue pródigo o al menos no trajo las precipitaciones suficientes como para enverdecer la pradera y almacenar el agua que requieren las distintas actividades económicas del estado.

Que el campo esté seco y las presas almacenen poca agua tiene repercusiones incalculables. Por ejemplo, la aridez y la falta de pastura natural encarecerán los costos de producción, en el mejor de los casos, o, en el peor, terminarán por matar buena parte del hato ganadero. De no componerse esta situación, muy pronto estaremos viendo imágenes de vacas muertas por falta de pastura.

En ese contexto, se recrudecerá la disputa por el agua entre sus múltiples usuarios. La minería, por ejemplo, es altamente consumidora y la entidad es desde tiempo atrás líder nacional en esa actividad. En una coyuntura de grave escasez no sería raro que pronto surgieran presiones a fin de que se garanticen dotaciones suficientes para asegurar la continuidad en esa industria. Lo mismo sucedería a nivel de empresas individuales; es el caso de Constellation Brand, firma cervecera que recientemente anunció su instalación en Ciudad Obregón. La producción de esa bebida necesita gran cantidad de agua, por lo que no sería descabellado el surgimiento de tensiones subidas de tono, a propósito de que a simple vista generaría un dilema parecido, aunque de naturaleza distinta, al que hubo durante la revuelta ciudadana contra el acueducto Independencia. De hecho, fueron problemas de abasto de agua los que condujeron a esa compañía a trasladarse de Mexicali a Cajeme.

La agricultura sería obviamente la actividad más afectada. Los segundos cultivos o el ciclo primavera verano ya resintieron los estragos del estiaje sonorense. Aunque los escenarios antes descritos pueden ser meras conjeturas, no está de más que se vaya pensando en las medidas a tomar en caso de que las lluvias no lleguen y la sequedad convierta el vergel sonorense en un verdadero desierto.

Segunda semana

Se cumplieron los primeros quince días de campaña y el marcador, lejos de acortarse, se amplía en favor de AMLO. La gira que hará a partir de hoy será un buen termómetro de la escala del cambio político que se divisa en la entidad.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.