» Convocatorias

  • docus-697 Curso de actualización Pensamiento Social Latinoamericano »

    El Colegio de Sonora a través de la Coordinación de Posgrado Convoca al curso de actualización Pensamiento Social Latinoamericano Impartido por el Dr. Francisco Zapata [...]

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • brincale-698 Bríncale no seas miedoso. Masculinidad y peligro en jornaleros agrícolas de Sonora »
  • transitoportada-698 Tránsito y retorno de la niñez migrante. Epílogo en la administración Trump »
  • directo-698 Directo al corazón. Mujeres y enfermedad coronaria, un estudio con perspectiva de género »

FOTO DE LA SEMANA: “El muelle”

La imagen fue capturada por Jorge Fernando Beltrán Juárez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-709

Las temporadas de calor en las zonas agrícolas de Sonora

J. Eduardo Calvario Parra*

Año tras año los pobladores del desierto sonorense vivimos la temporada de calor como si fuera la primera; para muchos y muchas representan los peores meses del año. En la geografía sonorense, desde San Luis Río Colorado pasando por Hermosillo, y hasta más allá de Navojoa, las temperaturas se elevan arriba de 40°C. Según informes de las Naciones Unidas para el Cambio Climático se dice que existen altas probabilidades de que, para la región de Sonora en los próximos 40 años, se eleven las temperaturas hasta 1.5°C. Imaginen ustedes esto para nuestra región en unos años más, que de por sí ya puede llegar a ser intolerante.  Las altas temperaturas pueden elevar su letalidad para las personas cuando la exposición se combina con condiciones de alta vulnerabilidad social.

Desde enero del presente año un pequeño grupo de investigadores/as de El Colegio de Sonora hemos realizando trabajo de campo en dos regiones agrícolas de Sonora, la zona de San Miguel de Horcasitas y la Costa de Hermosillo. Básicamente nos hemos centrado en las principales localidades que albergan a miles de trabajadores/as agrícolas migrantes que año con año participan en los procesos de producción agrícola principalmente hortofrutícola. Estas localidades son Estación Pesqueira (EP) y Poblado Miguel Alemán (PMA), y en ellas existen muchas familias que ni siquiera cuentan con algún aparato electrodoméstico para sobrellevar las altas temperaturas. Obviamente no es lo mismo el clima de la región que en sus lugares de origen; las localidades de Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Veracruz, Puebla, Chiapas, no registran temporadas de calor al nivel de Sonora.

Hemos registrado que los principales problemas que enfrentan los/as trabajadores/as agrícolas migrantes residente de las localidades citadas es la irregular prestación de servicios básicos como el agua y la luz o su ausencia. Carecer  de algún aparato de refrigeración ya sea cooler o refrigerador es uno de las situaciones que tienen que enfrentar miles de familias. Además, las altas temperaturas les provocan molestias de salud como dolores de cabeza, mareo, diarrea, vómito, y puede ser factor detonante de enfermedades trasmitidas por vectores como la riquettsia o el dengue cuando las lluvias aparecen por primera vez. Como si lo anterior fuero poco, el año pasado se registraron fuertes inundaciones por la errática planeación del crecimiento tanto del PMA como de EP. Los arroyos que siempre buscan su cauce cuando la lluvia arrecia, hacen estragos en las casas habitación al causar, en el menor de los casos, la proliferación de maleza y propagación de mosquitos.

En Estación Pesqueira, se registró recientemente (principios de mes de junio) la muerte de un joven de 14 años por la infección que causa la garrapata (riquettsia). También por la elevación de la temperatura ambiental, aunada a la humedad por las lluvias, el PMA ha registrado varios brotes de dengue los cuales ha cobrado decenas vidas. Para terminar con un panorama complicado que no tiene que ver con el clima, pero sí con la acción humana, todo lo anterior se conjuga con la violencia social que está a flor de piel, principalmente en las zonas periféricas de los poblados. A la violencia como asaltos y riñas, se le suma  las redes de “tiradores/as” de droga principalmente en el PMA.

Tan solo imaginar estar sin servicio de agua o luz eléctrica para un citadino acostumbrado tener los servicios básicos, excepto el que vive en la periferia claro, es un tanto difícil. Si a ello se le agregan otros problemas, la situación ya rebasa lo permitido para un desarrollo humano elemental. Las temporadas de calor deberían estar acompañadas con políticas públicas especificas por región y sensible al género.  Los tres niveles de gobierno deben redoblar esfuerzos y coordinarse mejor para evitar, como sucede en Estación Pesqueira y el Poblado Miguel Alemán, el irregular servicio de agua potable aunque sabemos que el principal responsable es el municipio, bien harían los demás niveles en coadyuvar para mejorar el servicio, y ni qué decir de la energía eléctrica.

Esta temporada de calor, para muchas familias, se convierte en constantes llamados SOS para distintas autoridades, y para los/as académicos, documentar la situación para ser capaces de convertir los hallazgos de investigación en insumo para la política pública orientada a lo preventivo en cuestión de daños a la salud por clima extremo (incluyendo las enfermedades provocadas por vectores). En próxima colaboración les compartiré algunos ejes de intervención en política pública de prevención ante el calor en zonas agrícolas de Sonora.

*Profesor-investigador Especial Cátedras CONACYT adscrito a El Colegio de Sonora.