» Convocatorias

  • docus-697 Curso de actualización Pensamiento Social Latinoamericano »

    El Colegio de Sonora a través de la Coordinación de Posgrado Convoca al curso de actualización Pensamiento Social Latinoamericano Impartido por el Dr. Francisco Zapata [...]

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • brincale-698 Bríncale no seas miedoso. Masculinidad y peligro en jornaleros agrícolas de Sonora »
  • transitoportada-698 Tránsito y retorno de la niñez migrante. Epílogo en la administración Trump »
  • directo-698 Directo al corazón. Mujeres y enfermedad coronaria, un estudio con perspectiva de género »

FOTO DE LA SEMANA: “El muelle”

La imagen fue capturada por Jorge Fernando Beltrán Juárez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-709

México y el vecino en tiempos electorales

 Alvaro Bracamonte Sierra*

México celebrará el primero de julio la jornada electoral más grande de su historia. Se votará presidente, se renovarán el Senado y la Cámara de Diputados, nueve gubernaturas y en muchas entidades se elegirá el Congreso local y los alcaldes. En noviembre próximo Estados Unidos renovará a todos los representantes, un tercio del Senado y varios gobiernos estatales; se trata de una especie de referéndum a Trump quien, si sale bien librado, se enfilará a la reelección dos años después. Estos momentos excepcionales que vivimos explican muchas de las posturas de los dirigentes políticos en ambos países.

Todo lo que se haga y diga debe verse con el lente del potencial rédito político. De los acontecimientos recientes podemos destacar tres aspectos: la expectativa de que en unos cuantos días, a lo sumo un par de semanas, se tendrá un acuerdo base del TLC; las nuevas declaraciones, igualmente estridentes, del mandatario estadounidense en el sentido de que si no se construye el muro, cerrará la frontera; la visita del vicepresidente Pence hoy a la frontera.

A juzgar por los antecedentes es casi imposible delimitar la naturaleza de la relación diplomática de Washington hacia México: lo que promueve el secretario de Estado, el mandatario lo borra en un tuitazo; la política exterior de la Casa Blanca es un caos que mantiene en vilo al servicio exterior de ambos países. Trump quiere el Tratado un día y otro día lo detesta; dice que en la frontera prevalece la anarquía, pero no hace nada por diseñar una estrategia compartida con el Gobierno mexicano y en su lugar manda al ejército a supervisarla.

¿A qué viene Pence? No lo sabemos porque la política exterior norteamericana está totalmente desarticulada. Se fue Rex Tillerson y ahora el encargado de las tareas diplomáticas es Pompeo, con fama de hombre duro formado en los asuntos de la seguridad interior. Dirigía la CIA antes de ser nominando para secretario de Estado. Sin embargo, como ocurría en los tiempos de Tillerson, la política exterior realmente se llevaba en otras oficinas. Se sabe, por ejemplo, que el defenestrado S. Bannon influía mucho en el desarrollo de la estrategia diplomática, aunque era en otro despacho donde se tomaba la última decisión en esta materia: en la del súper asesor Jared Kushner.

En el libro Fuego y Furia (“En las entrañas de la Casa Blanca de Trump”), el autor Michael Wolf muestra pinceladas del peso que tiene el yerno presidencial en las decisiones. En la página 102, apunta: “Las negociaciones para llevar al presidente mexicano Enrique Peña Nieto a la Casa Blanca habían comenzado durante la transición. Kushner vio la oportunidad de convertir el tema del muro en un acuerdo bilateral que abordara la inmigración (…) las negociaciones alrededor de la visita llegaron a su cúspide el miércoles posterior a la toma de posesión (…) al día siguiente Trump tuiteó: ‘Estados Unidos tiene un déficit comercial de 60 mil millones de dólares con México. Ha sido un negocio unilateral desde el principio del TLC con enormes cantidades de empleos y compañías perdidas. Si México no está dispuesto a pagar por un muro absolutamente necesario, entonces sería mejor cancelar la próxima reunión’”. Como hoy sabemos, Peña Nieto hizo justamente eso.

El pasaje referido da cuenta del peso que tiene el cónyuge de la hija preferida de Trump. De hecho, hace unas cuantas semanas estuvo en Los Pinos y de esa visita, se desprende, salió el acuerdo de apresurar las negociaciones del TLC. En cierta forma qué bueno que así sea, pero nuevamente Trump ha “metido la pata” y ha vuelto a sacar el tema del controvertido muro, señalando, como se refería, que si no hay muro, se cerrará la frontera, lo que llevado al extremo significaría suspender el comercio entre ambas naciones y por tanto la anulación, en los hechos, del tratado.

En suma, cada Gobierno tiene prioridades en asuntos bilaterales mismos que están marcados por la compleja agenda electoral.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.