» Convocatorias

  • docus-697 Curso de actualización Pensamiento Social Latinoamericano »

    El Colegio de Sonora a través de la Coordinación de Posgrado Convoca al curso de actualización Pensamiento Social Latinoamericano Impartido por el Dr. Francisco Zapata [...]

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • brincale-698 Bríncale no seas miedoso. Masculinidad y peligro en jornaleros agrícolas de Sonora »
  • transitoportada-698 Tránsito y retorno de la niñez migrante. Epílogo en la administración Trump »
  • directo-698 Directo al corazón. Mujeres y enfermedad coronaria, un estudio con perspectiva de género »

FOTO DE LA SEMANA: “Piñas van, piñas vienen”

La imagen fue capturada por Ramón Angel Romero Valdés

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-710

El panorama de las políticas públicas en México

Lizette Sandoval*

En ocasiones solemos confundir los programas o decisiones de gobierno con políticas públicas. Sin embargo, no todas las acciones emprendidas por los gobiernos pueden considerarse políticas públicas ni todas las políticas públicas que se jactan de serlo cumplen con todos los elementos que las caracterizan. Según Luis F. Aguilar Villanueva y Julio Franco Corzo, dos de los estudiosos modernos de las políticas públicas, una política pública, para considerarse como tal, debe cumplir con varios elementos: primero, las decisiones para solucionar los problemas de interés público deben ser resultado de un proceso de diagnóstico y análisis; segundo, debe participar la ciudadanía, y, por ultimo, debe integrar un conjunto de acciones estructuradas, estables y sistemáticas. Aunque hay en México ejemplos de políticas públicas que han tenido buenos resultados, el panorama de las políticas públicas tiene algunas características comunes:

1. La presencia de elefantes  blancos: “Grandes ideas, con las mejores intenciones, pero malos resultados”; proyectos que terminan siendo ideas poco útiles para la ciudadanía, en las que se malgastan millones de pesos porque no se les aplica una evaluación para valorar su viabilidad antes de asignar los recursos. Se elaboran programas que carecen de un diseño de política pública o método, no se analiza a detalle la factibilidad, socioeconómica, social, legal, política, ambiental y administrativa. Esto provoca que muchas de las decisiones importantes se basen en análisis poco serios. Ejemplos de elefantes blancos son el programa RENAUT, el agrocentro SIGLO XXI en Veracruz, el Reloj sobre el Blvd. Rodríguez construido por el expresidente municipal, Gastón González Guerra, entre otros.

2. No se atacan los problemas de raíz: se ha observado que en las políticas existe una brecha entre la letra de la política o el diseño y el resultado; en otras palabras, el impacto de las políticas generalmente no corresponde al objetivo original, porque no se realizan evaluaciones de impacto para asegurarse que la política está cumpliendo con su objetivo. Una vez instalada la política, no se realizan estudios para asegurarse de que se está avanzando en la solución del problema o que el diseño corresponda al resultado que se está obteniendo, con el fin de modificar dicha política. Esta fue una de las causas de la magnitud de la tragedia del incendio de la guardería ABC. Es también por esta razón que, aunque los presupuestos aumenten cada cierto tiempo, no se logran atacar de raíz los grandes problemas.

3-La participación ciudadana está ausente; generalmente no encaja en alguna de las etapas de la política pública. Este punto es polémico, pues los políticos de antaño y los líderes educados bajo su misma filosofía defienden el hecho de que el gobierno no necesita de la ciudadanía para resolver los problemas públicos. El fracaso de algunas políticas enfocadas hacia un cierto sector de la población, como las etnias, se debe precisamente a la falta de consulta entre esa población.

Hay dos elementos que explican estas características comunes: la primera es una administración política poco profesional, ya que muchos funcionarios proponen soluciones relacionadas con su función y experiencia, pero la gran mayoría carece de formación en política pública. En otros casos, como en Sonora, el amiguismo y compadrazgo es la política de la designación de puestos públicos.

La calidad de las políticas públicas es reflejo de la preparación de los funcionarios públicos, los tomadores de decisiones y sus asesores. La segunda, y consecuencia de la primera, es la falta de imparcialidad a la hora de diseñar las políticas públicas o programas de gobierno. La falta de imparcialidad significa que generalmente grupos de poder, ya sea empresarios u otros, son favorecidos en el diseño de las políticas por encima de las necesidades sociales.

*Maestra en Ciencias por El Colegio de Sonora.