» Convocatorias

  • docus-697 Curso de actualización Pensamiento Social Latinoamericano »

    El Colegio de Sonora a través de la Coordinación de Posgrado Convoca al curso de actualización Pensamiento Social Latinoamericano Impartido por el Dr. Francisco Zapata [...]

  • maestriaagua-700 Convocatoria ingreso Maestría Gestión Integral del Agua »

    Desde el 19 de enero se abrió la convocatoria de ingreso para la segunda promoción 2018 -2020 de la Maestría en Gestión Integral del Agua. [...]

» Novedades Editoriales

  • sonora-711 Sonora. Problemas de ayer y hoy, desafíos y soluciones »
  • memoria-711 Memoria del 35 aniversario de El Colegio de Sonora »

FOTO DE LA SEMANA: Cactus muerto en el Pinacate

La imagen fue capturada por Anayeli Cabrera Murrieta

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo-711

El discreto encanto de la utopía

Nicolás Pineda*

 

López Obrador es una especie de taumaturgo, un mago prestidigitador, vendedor de ilusiones, sueños y esperanzas.

Cuando AMLO repite sus dichos de la mafia del poder, la banda de malhechores y los delincuentes de cuello blanco que no tienen llenadera, seduce y halaga nuestra inteligencia; nos ofrece un diagnóstico preciso que coincide con lo que la mayoría de los mexicanos percibimos como el problema medular de este país.

Por otro lado, cuando habla de la cuarta transformación que nos traerá felicidad, de la honestidad como tabla de salvación, de la austeridad republicana que dará recursos a su gobierno, de que la corrupción simplemente se va a acabar y de que tendremos un Estado de bienestar que distribuirá la riqueza, seduce y fascina nuestra imaginación y halaga nuestros más hondos anhelos y sentimientos, pero nos está ofreciendo una utopía, algo que no puede cumplir.

El problema de la estructura social de privilegio

Veamos, por ejemplo, una de sus promesas centrales, que es acabar con la estructura social de privilegio que tenemos en México.

El diagnóstico es acertado. Diversos politólogos han señalado que el problema de los países latinoamericanos es que se fundan sobre una estructura social de privilegio con tintes étnicos y raciales. Esta estructura social fue establecida desde la conquista y durante la Colonia por los españoles y portugueses, y ha prevalecido a pesar de muchas revueltas y revoluciones. En México, los criollos mantuvieron el poder después de la Independencia. La Reforma perfeccionó los privilegios de los criollos que se apropiaron de los bienes de la Iglesia y de los pueblos indígenas. La Revolución trató de cambiar esta estructura, pero la ganó la fracción (sonorense) más criolla y conservadora que entronizó a una nueva clase gobernante (la familia revolucionaria) y estableció el régimen político de clientelas, capitalismo “de cuates” y de mafias del poder que con dedo flamígero señala AMLO.

Esta misma estructura social prevalece también en Brasil, Perú, Chile, Guatemala y prácticamente en todos los países latinoamericanos donde hay grupos y clases privilegiadas generalmente de tez clara y con frecuencia de apellidos extranjeros (no españoles). Tal vez el país que ha hecho mayor esfuerzo para deshacerse de esta estructura social es Cuba, pero para establecer una nueva élite política en el poder. Lejos de empoderar y establecer una ciudadanía y un pueblo fuerte, lo que ha hecho la revolución cubana es debilitar politicamente a los ciudadanos y empobrecer a todos.

Lo que la transformación requiere

La estructura social de México no la va a cambiar López Obrador, ni se va a cambiar sustancialmente en un sexenio. Es una estructura que está profundamente enraizada en la sociedad mexicana que evoluciona y se adapta, pero que no se erradica facilmente. Ahí tenemos a los rusos, que están volviendo a la aristocracia y a la sociedad de clases. Ni siquiera la Revolución Francesa erradicó totalmente la aristocracia sino que, después de una década, regresó a la monarquía e impuso a una nueva clase privilegiada burguesa con el imperio de Napoléon.

La estructura social de privilegio no se puede cambiar ni erradicar desde arriba, sino que tiene que venir desde abajo, con el cambio de los valores y las mentalidades de los individuos, con la creación de ciudadanía e instituciones igualitarias sólidas sobre todo para los grupos menos privilegiados y más marginados de las elites del poder.

La Europa más igualitaria y democrática no se construyó con caudillos que salvaran al pueblo, sino después de más de dos siglos de guerras religiosas y de ideas y valores que transformaron a las personas y las mentalidades.

La transformación de la sociedad mexicana requiere cambiar las ideas y valores de la mayoría de los mexicanos, sobre todo de las clases privilegiadas.

México siempre ha anhelado este cambio. AMLO lo más que podrá hacer es darle un mayor impulso. Pero no nos hagamos demasidadas ilusiones. Después de estos impulsos suelen venir otras reacciones de la misma intensidad y en sentido contrario.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.