» Convocatorias

  • convocegap-723 4to. Congreso Instituciones, Gobierno y Sociedad »

    El Colegio de Sonora a través de su Centro de Estudios en Gobierno y Asuntos Públicos; en coordinación con el Cuerpo Académico “Derecho, participación ciudadana, [...]

  • convomigraciones-722 VI Congreso Internacional de Migraciones Globales »

    La Universidad Autónoma de Sinaloa a través del Cuerpo Académico Redes Sociales y Construcción de Espacio Público de la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas [...]

  • CARTEL-4-COLOQUIO 4° Coloquio Internacional sobre Desarrollo Humano Transfronterizo en América del Norte: reestructuración, límites y futuro de la globalización en la encrucijada Trump »

    La Red de Desarrollo Humano en América del Norte convoca al 4° Coloquio Internacional sobre Desarrollo Humano Transfronterizo en América del Norte: reestructuración, límites y [...]

» Novedades Editoriales

  • novillo-719 Lo que el Novillo se llevó. La repercusión del desplazamiento forzado en tres pueblos sonorenses, 1920-1970 »
  • orden-719 El orden social y político en zonas de frontera del septentrión novohispano y mexicano siglos XVI-XX »

       

FOTO DE LA SEMANA: “Lotería”

La imagen fue capturada por Jesús Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo-735

Para analizar el nuevo régimen político de México

Nicolás Pineda*

Todos tenemos en observación al presidente electo y las decisiones que ha ido tomando aun antes de tomar formalmente el poder. Detrás de cada análisis que se hace hay un conjunto de ideas de lo que debe ser el desarrollo de un país. Por ello, antes de entrar a la discusión del nuevo regimen es oportuno repasar cuáles son nuestras ideas. Hago aquí un brevísimo y apretado repaso.

Las ideas sobre el desarrollo

La base y condición de todo desarrollo es el trabajo productivo de los miembros de la sociedad. Si no hay trabajo, no hay desarrollo. El trabajo debe de ir aparejado con una ética de orden y disciplina personal (no vicios), austeridad, ahorro e inversión. Esto es lo que Max Weber llamó la “ética protestante”, y se opone, por ejemplo, a la ética de la fiesta y diversión permanente (pan y circo, carnavales) o al predominio de la religión y la espiritualidad.

Hay mucho que analizar sobre el trabajo. De acuerdo con Marx, este no debe de ser enajenado. Esto quiere decir que el trabajo debe de beneficiar primera y principalmente al trabajador. Si el trabajo beneficia más a otros, entonces el trabajo se está enajenando.

Por otro lado, el desarrollo requiere de empresarios y emprendedores. Son estos los que ubican las necesidades y las oportunidades de producir y brindar servicios. El gobierno no es un buen sustituto de la capacidad empresarial.

Todo esto se da en el marco de una economía de mercado libre bien regulado y vigilado por el Estado, con muchos oferentes y demandantes de bienes y servicios. A lo anterior hay que agregar una ética ciudadana. Esto implica un equilibrio entre los derechos y las obligaciones, donde no se dan privilegios inmerecidos ni se abusa de nadie. No debe haber clases privilegiadas ni tampoco un sistema que beca o sostiene a todos sin trabajar.

Esto nos da el perfil de una sociedad en la que predomina la clase media, donde los ciudadanos se organizan para resolver sus problemas y cultivar sus aficiones. Esto resulta en una sociedad civil fuerte y organizada que vigila los asuntos públicos y a sus gobernantes.

Las ideas sobre el Estado

El Estado juega un papel muy importante; su función es poner orden y establecer las reglas que permiten que se desarrollen el trabajo, el funcionamiento del mercado y que todos puedan acceder a una vida digna por medio de la salud y la educación. El Estado debe prever y moderar los extremos de riqueza y de pobreza por medio de un sistema legal y fiscal redistributivo y de seguridad social.

El Estado tiene como cabeza a un gobierno. Es preferible que el poder del gobierno no se personalice ni que no se concentre en un solo grupo. Es mejor que el poder se distribuya y tenga contrapesos; que haya una constante revisión y análisis de los asuntos y decisiones públicas. Requiere también de una constitución o reglas básicas de operación.

La principal característica del Estado es que sea fuerte y que tenga la capacidad de poner orden y de imponerse a los demás grupos y organizaciones de la sociedad. Esta capacidad se da por medio del uso de la fuerza pública (ejército y policías), pero también y principalmente por su capacidad de impartir justicia, resolver los conflictos y sancionar a los delincuentes y violadores de la ley. Además, la fuerza del Estado se manifiesta en la existencia de un servicio civil profesional. Si un Estado no pone orden a grupos delincuentes o si no puede castigar determinados delitos, entonces hay deficiencia del desarrollo político. México falla mucho en cuanto a la impartición de justicia y muchos hechos quedan en la impunidad; también carece de un servicio público profesional sobre todo a nivel local (gobiernos estatales y municipales).

Además de la fuerza, el desarrollo político del Estado requiere que haya un verdadero régimen de ley (que las leyes se cumplan) y que haya rendición de cuentas, es decir, que las autoridades se deban a la ciudadanía, le rindan cuentas y que los ciudadanos puedan colectivamente controlar y deponer a las autoridades incompetentes. México tiene una agenda pendiente en estos rubros.

La pregunta es: ¿Qué tanto coinciden estas ideas con el régimen que están impulsando AMLO y los morenistas? Ahí se la dejo y seguiremos conversando al respecto.

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora.